Paralelismo con generación jóven actual…

Existen diversos factores por los cuáles es difícil imaginar en nuestra generación joven, un pensador con el espíritu de Jauretche o de Scalabrini Ortiz. Uno de ellos es, fundamentalmente, la historia misma. La historia no sólo cambia: transciende, impacta, enseña y demuestra lo que somos y hacemos hoy. Podemos imaginar que los contextos principalmente no fueron los mismos, podemos imaginar que las ideas liberales no fueron las mismas, sin embargo confiamos, creemos o sentimos esperanzas de una Argentina más justa e igualitaria para todos. En sólo 80 años vivimos guerras, fraudes, dictaduras, neoliberalismo, democracias, proyectos cosmopolitas, globalización, consumo extremo, cambios sociales intensos, entre otros. De esta manera, ¿podemos concebir una nueva sensibilidad que transcienda sobre nuestra historia y nos alumbre una nueva ideología? ¿Existe en nuestra generación una prueba de riqueza individual? ¿Existen pensadores que piensen un proyecto nacional como lo pensó Don Arturo?

Tal vez estas preguntas abran la búsqueda hacia una nueva ciencia que sensibilice nuestras generaciones y analicen no particularmente la historia contada, sino la historia vivida por todos los ciudadanos argentinos.

Teniendo en cuenta los múltiples factores que nos obstaculizan al analizar un pensador apropiado y merecedor de una admiración profunda en nuestra generación actual, gracias a nuestra insólita capacidad intelectual – ¿por qué no decirlo? –, los jóvenes argentinos encuentran ya, otras formas de expresar sus ideales, sus inquietudes y sus ilusiones.

Investigando y navegando por la Web, la diversificación de “mareas expresivas” parece ahogarnos en un mundo global informático donde ya no se destacan los buenos o los malos, pues aparecen todos. Todos, y con todas sus declaraciones o manifestaciones de voluntad. Ahora bien, dentro del globo que encierra estas mentes brillantes, catalizadoras de una realidad social fragmentada, conviven grupos de idealistas que alguna vez se nutrieron del pensamiento nacional de la generación décima y buscan sembrar ese espíritu nacional en todos los terrenos de nuestra juventud.

Conozcamos a la asociación RHAJ (Revisionismo Histórico Argentino Joven):

 

Inspirados por su gran maestro Arturo Jauretche y su frase “se creó una política de la historia con el objeto de impedir una política de la Nación”, este grupo de jóvenes aspira a difundir la “otra campana” de la historia, aportando a la construcción de una verdadera política nacional.

“Las crisis de valores en la que debate nuestra sociedad abarca desde el modelo económico vigente hasta el conflicto moral y ético que genera el mundo de desigualdades en el cuál vivimos. Un concepto generalizado de competitividad y de lucha de todos contra todos es el resultado del nuevo paradigma materialista y consumista impuesto por  el salvaje capitalismo neoliberal que define al hombre entre ganadores y perdedores. Entendemos que esta cruel y vil forma de presentar al hombre en el mundo no forma parte de nuestra cultura y nuestros valores primarios tienden a su rechazo. Consideramos que no será este tipo de “no ética” la que genere las bases para la paz social. Creemos que no es este el marco de democracia que los argentinos queremos y no será ésta doctrina deshumanizada la que engendrará un porvenir cierto y esperanzador. Porque estamos seguros que es posible una Argentina mejor, justa y solidaria.

Por ello consideramos que la construcción de un modelo superior, sustentado en valores éticos, posible en su realización y justo en sus resultados sociales es la real prioridad política de nuestros habitantes”

La ideología moral de este grupo de jóvenes, en alguna medida, nos recuerda el surgimiento del FORJA, su analisis histórico, con una alta cuota emocional. Si bien conocemos que los contextos y las tomas de poder fueron muy distintas, podemos decir que el FORJA (1935) y el RHAJ (1994) comparten varios objetivos en común: brindar diversos tipos de información para una mayor comprensión de la realidad y la construccion de un modelo argentino ético, justo y solidario. FORJA denuciaba los mecanismos economicos del neocolonialismo, mientras RHAJ lo hace con el neoliberalismo. Estos jovenes pensadores analizan el nuevo paradigma materialista y consumista impuesto en nuestra sociedad, revalorizando nuestra cultura y valores primarios que tuvimos antes de la globalizacion, el neoliberalismo, etc. Considerando que el marco de analisis de la generacion décima está ligado intensamente con la dependencia cultural, esta asociacion también se destaca por sus actividades culturales, sociales y educativas. Comenzó dedicandose puramente al análisis histórico y con el tiempo fueron ampliando sus ambitos de acción y dividiendose en distintos departamentos: Centro de Estudios y Cultural, Centro Tecnológico Comunitario, Proyectos de Economía Social y Solidaria, Recuperación Histórica y Departamento Solidario. De esta manera, el lecho cultural y político que une a estas dos agrupaciones tuvo un impacto superior al de la actividad política en sí.

Anuncios
Published in: on junio 17, 2008 at 1:21 am  Comments (1)  

The URI to TrackBack this entry is: https://pensamientonacional.wordpress.com/2008/06/17/paralelismo-con-generacion-joven-actual/trackback/

RSS feed for comments on this post.

One CommentDeja un comentario

  1. Muy buen trabajo:

    Les rogaria que incorporen los datos de la comision, la catedra, y la universidad.

    atte.

    FJP


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: